Sandwich de mortadela, queso y chutney de manzana ácida

De sobra es conocido el affair gustativo entre la carne de cerdo y las frutas. A menudo, un lomo de cerdo viene servido con unas ciruelas o una pierna asada acompañada de piña. Yo, aún no siendo una ‘meat-lover’, y menos aún de embutidos, reconozco mi debilidad por la mortadela. La grande, la de Bologna (perdonad una vez más mis manías e incongruencias: no me acostumbro a ver la palabra escrita ‘Bolonia’). A esa mortadela soy capaz de perdonarle todos los pecados. E intento en la medida de lo posible ‘apartar de mí ese cáliz’. Ma non posso. A veces caigo en la tentación. Esas lonchas tan enormes como finísimas, untuosas, su olor penetrante y ese sabor entre dulce, salado, un poquitín picante… uf, mientras escribo esto se me representa, cual aparición mariana.

Leer antes de comer: el origen de la Mortadela de Bologna

Paseando un poquito por interné, descubro en elportaldelchacinado.com (sí, amigas: existe) que se sabe del maravilloso embutido desde el siglo XVI, y que su elaboración se ha transmitido de padres a hijos, primero en Bologna, luego en lugares limítrofes, en el norte y centro de Italia. Para elaborarla, la IGP (Indicación Geográfica Protegida: es decir, que su calidad y reputación se deben a su origen geográfico) asegura que es exclusivamente carne de cerdo, y que es un embutido cocido, de un color rosa cilíndrico u ovalado y aroma intenso, ligeramente picante. Sólo se utilizan los cortes nobles (carne y grasa de cerdo de alta calidad), picados hasta obtener una pasta fina.

¿Os cuento esto para informaros o para sentirme menos culpable, dando a la mortadela un origen noble y un pedigrí? Both.

La receta del sandwich

En fin, al grano: que en este sandwich es importante una mortadela de la buena, la mejor. Unos pepinillos de esos grandotes en láminas y en vinagre, que le dan un contrapunto crujiente y ácido. Opcional, un queso Havarti, de sabor suave para que no compita demasiado con la mortadela. Y si te atreves, como yo, unas rodajillas de chile rojo son lo más. Y por último (last but not least), antes del grill, el CHUTNEY DE MANZANA ÁCIDA BRUTAL TERRIFIC JAMS. Porque empecé hablando del affair cerdo-fruta, ¿verdad? (sí, luego me despisté con visiones marianas, absténganse de interpretaciones freudianas). Pues no podía dejar a mi mortadela solita. Y este chutney de manzana, dulce, especiado, picante… es el mejor match de Tinder que habrás visto en meses. Promise.

¡Dale duro!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    • No products in the cart.