Sandwich de queso y chutney de tomate y pimiento asado

Sandwich de queso y chutney de tomate y pimiento asados
El sandwich de queso y la soda.

Este es el típico y anodino sandwich de queso… que se volvió un suculento bocata durante la cuarentena. ‘Que si ponle esto, que si añádele aquello, que qué tal quedaría con…’ y claro, como no ha habido falta de horas durante estos días, mirad en qué se ha convertido. Creo que le voy a conceder el título de ‘Su Magnífica Lustrosidad’.

Como no, ante la visión de semejante portento, enseguida supusimos que necesitaríamos de una bebida que refrescara y aliviara el gaznate y el estómago de semejante proeza. Rudo hace unas sodas fermentadas con miel y kefir de agua que, nada más destaparlas, explotan de burbujas y frescor. Por fin, además, un refresco sin alcohol que no te deja regusto dulzón (¡diostelopagueconunpisoenbenidorm!).

Los ingredientes:

  • Pan de sandwich. En este caso es de centeno, lo ideal es que el que elijáis no sea dulce.
  • Mantequilla (dejadla fuera de la nevera un buen rato para que esté blanda)
  • Queso cheddar
  • Queso mozzarella
  • Cebolla laminada (le hemos puesto dulce y morada)
  • Pimiento cortado en tiras finas
  • Chile rojo
  • Bacon.
  • Chutney de tomate y pimiento asado BRUTAL.

La receta:

Untad las rebanadas de pan por uno de sus lados con mantequilla.

Tostad el bacon (ya sabéis, en una sartén sin nada de aceite, que el propio bacon ya tiene lo suyo). Cuando esté listo, retiradlo a un platito con una servilleta de papel.

En esta misma sartén, con un poquito más de aceite de oliva (yo siempre uso virgen extra), poned a pochar la cebolla junto con el pimiento verde, a fuego medio-bajo.

Mientras tanto, rallad el queso en un bol o cortadlo en pequeños trozos, tanto el cheddar como la mozarella. Cuando el sofrito esté listo, vertedlo sobre el queso y mezcladlo bien para que se vaya ablandando. Añadid a la mezcla algunas rodajitas de chile rojo.

Es hora de montar nuestro sandwich. Sobre una sartén/plancha/sandwichera, colocad primero la rebanada de pan con la mantequilla hacia abajo, tocando la superficie caliente. Mezcla de queso, pimiento y cebolla. Capa de chutney de tomate y pimientos asados. Un par de lonchitas de bacon crujiente. Queso again si os sentís fuertes. Cerrad el sandwich con otra rebanada, con la mantequilla por fuera.

Es el momento de dejar que el queso se vaya derritiendo, la mantequilla del pan tostando, los sabores combinando, la boca salivando…

Primer plano del corte del sandwich de queso
Argh. Lo sabía. Ya me ha entrado hambre otra vez.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    • No products in the cart.